Archivos Mensuales: enero 2013

Una experiencia al paladar en el Restaurante Los Cedros de Madrid

Aperitivo Restaurante Los Cedros - Madrid

Langostino envuelto y Buñuelos de Bacalao

En mi último viaje a Madrid fui a comer al restaurante Los Cedros donde pude degustar unas viandas absolutamente sensacionales, donde los sentidos pudieron excitarse y disfrutar de uno de los placeres máximos que pueda tener el ser humano, la comida.

La decisión de ir a ese restaurante fue impulsiva ya que tengo como amigo al chef en Facebook, Jorge Barros, y la verdad es que me apetecía degustar sus platos y comprobar que lo que se dicen de sus manos era cierto.

Pues bien, mi primera sorpresa es que Los Cedros es el restaurante de un hotelito, La Quinta de los Cedros, que si no fuera porque está dentro de Madrid entre la calle Arturo Soria y la M-30 además junto a la Cámara de Comercio de Madrid, diría que es un hotelito rural con encanto para gustos refinados, donde según entras observas que cuidan hasta el último detalle y donde en mi próximo viaje a Madrid trataré de hospedarme.

Quiero añadir ya que este es un blog sobre todo de redes sociales que en ellas están un poco verdes, tanto en su Facebook como en el uso que están dando de ellas, y teniendo en cuenta lo sensacional del hotel y del restaurante, el potencial por explotar es enorme.

Pero retomemos el restaurante, mi sensación al entrar es que entras en un sitio muy cuidado y de gran calidad y categoría, donde la

GinTonic con Tejas

GinTonic con Tejas

distancia entre las mesas es suficientemente alejadas entre sí como para tener una conversación sin tener la sensación que el de la mesa de al lado te estará escuchando, pero además el comedor esta elegantemente decorado y por cierto, tiene un jardín precioso.

Al sentarte en la mesa también te das cuenta que lo que vas a recibir por parte del metre y de los camareros es un servicio muy personalizado y atento.

La carta es reducida pero muy coherente, donde el Metre Carlos, dedica toda su profesionalidad para que estés totalmente a gusto, disfrutes del entorno, del momento gastronómico y personal si vas acompañado con el plus que además sabe de vinos y puede aconsejarte estupendamente.

Por todo lo expuesto, solo he de decir para terminar que disfruté de la comida como hacía tiempo que no lo hacía teniendo en cuenta la calidad y el precio, que merece mucho la pena ir y disfrutar del momento, tanto para negocios, entre amigos o en pareja y que me parece un lugar genial para preparar un pequeño evento, cosa que no descarto hacer.

Además, no solo la comida que preparan de corte tradicional esta buenísima, esa vichisuas de chipirones en su tinta, o ese entrecot de buey así como los postres con el soufle de chocolate blanco con salsa de chocolate negro por encima, sino que además preparan un GinTonic fabuloso que junto a unas tejas forman un maridaje…

Volveré!

Anuncios